Educación Primaria (3)

Sabemos que no saben, y a más de no enseñárselos, se los priva de la posibilidad de controlar el resultado obtenido y buscar el error, practicando simultáneamente el uso de este instrumento que inevitablemente deberán dominar en un cercano futuro.

Las restantes materias de cada año, aportan conocimientos diferentes de las dos hasta aquí consideradas como relevantes (Matemáticas y Lengua) pero no es aventurado afirmar que si no se poseen adecuadas capacidades de lectoescritura, comprensión de textos, capacidad de síntesis, elaboración de discursos propios y desarrollo de pensamiento abstracto. En mayor o menor grado, todas las demás materias serán tan complicadas como estas. No por sus contenidos sino por la incapacidad de aprenderlas.

Finalmente nos quedan las materias consideradas, fértil terreno para el desempeño de estos alumnos:

Artes Plásticas, Música y Educación Física. Veremos fracasos también en estas áreas y  creo poder explicar esto a partir de los contenidos de dichas  materias, tediosos, limitantes de las preferencias del alumno y obsoletos en términos de los cambios sociales y tecnológicos que inclinan preferencias sobre diferentes conceptos estéticos, musicales o de actividades físicas. Se desperdicia lamentablemente la oportunidad de gratificar emocionalmente a estos alumnos, brindándoles:

 -En Artes Plásticas, la oportunidad de dar rienda suelta a su creatividad instruyéndolos sobre diferentes técnicas que aumenten la posibilidad de expresión artística.

-En Música: Se repite la misma situación, sin posibilidades de experimentar y descubrir, el sonido, el instrumento que más lo acerque a la materia, a partir del placer del aprendizaje que desea realizar para dominar ese instrumento de su elección.

-En Actividades Físicas, se desperdicia la oportunidad de prevenir alteraciones posturales propias de esta etapa de crecimiento físico y la obligatoriedad de practicar determinado deporte, lo aleja del genuino interés de perfeccionar técnicas, que a no dudarlo estaría presente si se tratara de la actividad de su preferencia... Así pues, un lamentable logro de los programas de estas materias, alejan a los alumnos de temas que naturalmente deberían atraerlos, y van...

En líneas generales, divido las dificultades de aprendizaje independientemente de la edad, asumiendo que se trata de alumnos psicofísicamente sanos, en dos tipos:

Dificultades de Aptitud: Esto es, carecer de las bases tempranas antes descriptas y por lo tanto no estar en condiciones de suplir por sí mismo estas falencias, ni acceder a nuevos saberes de creciente complejidad.

Dificultades de Actitud: O sea, adoptar alguna de los posibles mecanismos de defensa ante reiterados fracasos, insatisfacción, falta de incentivos y disminución de la autoestima. Cualquiera sea la estrategia utilizada por el alumno, conducirá al alejamiento, el desinterés, la rebeldía, la desvalorización de la Institución, los Docentes y las enseñanzas que ellos imparten.

Como se verá más adelante, es posible revertir las dificultades de Aptitud.

Cuando la persistencia de estas, lleva a Actitudes como las descriptas, la tarea a emprender para reencauzar al alumno es ardua y compleja.

De aquí la importancia de detectar tempranamente la situación y obrar en consecuencia, con celeridad, a fin de disminuir la brecha entre lo que “debe” saber y lo que realmente “sabe”

El alumno que se describe tiene una edad que permite afirmar con certeza, que sus padres han pasado por las mismas o semejantes experiencias, toda vez que el progresivo deterioro de la educación, en cualquier nivel, reconoce una antigüedad no menor de 30 años, sin pausas ni repuntes, todo lo contrario, cada vez las falencias son más profundas y se desarrollan más rápidamente.